Fuentes del D.I.P

Publicado en por agarcia

FUENTES DEL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

FUENTES PRINCIPALES

TRATADOS: Constituyen la primera fuente y la más importante del DIP

LA COSTUMBRE: Durante mucho tiempo el DI fue sólo consuetudinario.

Es una práctica generalmente aceptada como derecho.

Tiene 3 elementos:

  1. El elementos material: (inveterata consuetudo) práctica constante y uniforme por un número extenso de Estados.
  2. Elemento espiritual: (opinio iuris) convicción de la obligatoriedad jurídica de la costumbre. Los Estados tienen que tener la conciencia de que actúan jurídicamente obligados.
  3. Que responda a una idea de justicia y humanidad

¿La costumbre obliga a todos los Estados?

El Tribunal de la Haya ha planteado que las costumbres generales obligan a todos los Estados, hayan o no contribuido a su formación, mientras que no se establezca que éstos la rechazaron de modo expreso en su periodo de gestación.

Cabe hacer notar que el elemento material puede constituirse de actos o abstenciones.

PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO.

Son principios comunes a los distintos Estados que ya alcanzaron una cierta objetivización en el derecho interno, entre ellos se encuentran el principio de la buena fe, la prohibición del abuso del derecho, validez de la cosa juzgada, etc.; y son un instrumento para la debida aplicación e interpretación de los tratados y de la costumbre.

DISPOSICIONES CONSTITUCIONALES

Artículo 89.- Son facultades y obligaciones del presidente de la República:

X.- Dirigir la política exterior… . En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el desarrollo; y la lucha por la paz y la seguridad internacionales.

FUENTES AUXILIARES

DECISIONES JUDICIALES Y LA DOCTRINA:

Las decisiones judiciales de la Corte Internacional de Justicia son un medio auxiliar para determinar las normas del DIP, aunque la aplicación de las normas que realiza la Corte son vinculatorias sólo para las partes en disputa y no llegan a formar jurisprudencia.

La doctrina de los juristas tampoco es una fuente directa de DI, sino un medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho.

La doctrina está constituida por estudios, ponencias, opiniones de los expertos.

JERARQUIAS DE LAS FUENTES

En el artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia no se establece jerarquía entre los tratados, la costumbre y los principios generales de derecho. La Corte analizará la jerarquía de esas fuentes en cada caso concreto.

La Corte aplicará los siguientes principios:

  1. La norma posterior deroga a la anterior.
  2. La norma especial deroga a la general.

Hay tratados que tienen una jerarquía superior.

Ej.: La Carta de las Naciones Unidas.

Artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia

  1. La Corte cuya función es decidir conforme al Derecho Internacional las controversias que le sean sometidas, deberá aplicar:

a.    Las convenciones internacionales, sean generales o particulares, que establecen reglas expresamente reconocidas por los Estados litigantes;

b.    La costumbre internacional como prueba de una práctica generalmente aceptada como derecho;

c.     Los principios generales de Derecho reconocidos por las naciones civilizadas;

d.    Las decisiones judiciales y la doctrina de los publicistas de mayor competencia de las distintas naciones, como medio auxiliar para la determinación de las reglas de Derecho.

DERECHO DE TRATADOS

CONCEPTO: Son acuerdos celebrados entre 2 o más sujetos de Derecho Internacional.

En la Convención de Viena, del 23 de mayo de 1969 se codificó la materia de Tratados. Entró en vigor el 27 de enero de 1980.

Se habla de Tratados bilaterales –entre 2 sujetos de DIP, o Multilaterales –celebrados por más de 2 sujetos y abierto a la participación de cualquier Estado sin restricciones, ya sea porque tiene por objeto establecer cuestiones generales del DIP o cuestiones de interés para la generalidad de los Estados.

Los tratados son el pilar fundamental en el sistema jurídico internacional, fomentan las relaciones económicas, políticas, jurídicas, comerciales, etc., entre los sujetos de DI.

Se requieren que estén hechos en forma escrita y regidos por el DIP.

Se da la igualdad de idiomas.  Se redacta en varios idiomas a la vez.

REQUISITOS PARA LA ELABORACIÓN DE TRATADOS

  1. CAPACIDAD JURÍDICA: Es la actitud de un sujeto de DI de celebrar tratados como un atributo de su soberanía que disfruta, con su capacidad para adquirir derechos, obligaciones, contratar, negociar, demandar, etc.
  2. EL CONSENTIMIENTO: Se requiere el consentimiento de las partes para que se cree el vínculo jurídico, y cada Estado determina los órganos y el procedimiento por los cuales va a expresar su voluntad de celebrar tratados.

Ex consensu advenit vinculum”.

El consentimiento es la base de la obligación jurídica.

3.   EL OBJETO: Se refiere a la materia misma del tratado en su sentido real y en sus fines realizables, es una cosa a dar, hacer o no hacer que no puede ser contrario a la moral ni al Derecho Internacional.

4.    LA CAUSA: Es la razón de la existencia del acto jurídico, el móvil del consentimiento.

5.    LAS FORMALIDADES: Lacrado, sellado, solemnidad de la firma.

 

PROCESO DE CELEBRACION DE TRATADOS

1. NEGOCIACIÓN: Tiene por objeto lograr un acuerdo entre las partes a fin de determinar las cláusulas del tratado.

La Convención de Viena (art. 7º párr. 2) reconoce competencia para la realización de determinados actos en el proceso de celebración de los tratados, a:

-          Los Jefes de Estado, Jefes de Gobierno y Ministros de Relaciones Exteriores, para la ejecución de todos los actos relativos a la celebración de un tratado.

-          Los Jefes de misión diplomática, para la adopción del texto de un tratado entre el Estado acreditante y el Estado ante el cual se encuentra acreditado.

-          Los representantes acreditados por los Estados ante una conferencia internacional o ante una organización internacional, para la adopción del texto de un tratado, en tal conferencia u organización.

Fuera de estos supuestos, cualquier otra persona deberá presentar plenos poderes (representación expresa).

Se entiende por Plenos Poderes un documento que emana de la autoridad competente de un Estado y por el que se designa a una o varias personas para representar al Estado en la negociación, la adopción o la autenticación del texto de un tratado, para expresar el consentimiento del Estado en obligarse por un tratado, o para ejecutar cualquier otro acto con respecto a un tratado.

LA PLENIPOTENCIA: Es el instrumento por el cual se faculta a una persona para la ejecución de un acto particular, o enunciada en forma más amplia, sin referirse a ningún tratado en particular, confiriéndose así facultad general para firmar tratados.

La Convención de Viena considera que una persona representa a un Estado “si se deduce de la práctica seguida por los Estados interesados, o de otras circunstancias, que la intención de esos Estados ha sido considerar a esa persona representante del Estado para esos efectos y prescindir de la presentación de plenos poderes.

Los tratados vienen precedidos de un preámbulo, que en el pasado era extenso y se invocaban a los Dioses, y hoy trae una simple referencia a los países signatarios o al objeto y la causa del tratado.

Los tratados se caracterizan por individualizar el lugar y la fecha en que se realizan. Ej.:

Tratado de Ginebra de 25/junio/1949 sobre Prisioneros de Guerra.

2. ADOPCIÓN DEL TEXTO: Una vez negociado el tratado, se adopta como definitivo. Tradicionalmente los tratados se adoptaban por el acuerdo unánime de las partes.  En la actualidad los tratados bilaterales se adoptan por unanimidad y los multilaterales según lo dispongan los Estados parte, y a falta de acuerdo, por las dos terceras partes presentes y votantes.

3. AUTENTICACIÓN DEL TEXTO: Es el acto mediante el cual se certifica el texto definitivo de un tratado; se hace constar que ese texto es correcto y auténtico.

El texto queda establecido como auténtico y definitivo cuando:

a)      Mediante el procedimiento que se prescriba en él o que convengan los Estados que hayan participado en su elaboración; o

b)      A falta de tal procedimiento, mediante la firma “ad referendum” o la rúbrica puesta por los representantes de su Estado en el texto del tratado o en el acto final de la Conferencia en la que figure el texto.

4. MANIFESTACIÓN DEL CONSENTIMIENTO: Es el acto por el cual los Estados se obligan a cumplir el tratado.

Las formas de manifestación del consentimiento son:

a)      La firma

b)      El canje de instrumentos que constituyen un tratado

c)       La ratificación

d)      La aceptación

e)      La aprobación

f)       La adhesión

La firma es el acto por el cual un Estado hace constar su consentimiento en obligarse.

 La rúbrica en un texto equivaldrá a la firma del tratado cuando conste que los Estados negociadores así lo han convenido.

 La firma “ad referéndum” de un tratado por el representando no es una firma definitiva, pero puede adquirir ese valor si es confirmada por el Estado.

ENTRADA EN VIGOR DEL TRATADO

El momento final de un Tratado es su ENTRADA EN VIGOR: “Un tratado entrará en vigor de la manera y en la fecha que en él se disponga o que acuerden los Estados negociadores”.

A falta de tal disposición o acuerdo, el tratado entrará en vigor tan pronto como haya constancia del consentimiento de todos los Estados negociadores en obligarse por el tratado.

Cuando el consentimiento de un Estado en obligarse por un Tratado se haga constar en una fecha posterior a la de la entrada en vigor de dicho tratado, éste entrará en vigor con relación a ese Estado en dicha fecha, a menos que el tratado disponga otra cosa.

Las disposiciones de un Tratado que regulen la autenticidad de su texto, el consentimiento de los Estados en obligarse, la manera o fecha de la entrada en vigor, las reservas, las funciones del depositario y otras cuestiones que se susciten necesariamente antes de la entrada en vigor del tratado, se aplicarán desde el momento de la adopción de su texto.

En el supuesto de que el tratado ya haya entrado en vigor y un Estado desee posteriormente adherirse a él, para este último Estado entrará en vigor a partir del momento en que manifieste su consentimiento, a menos que el tratado disponga otra cosa.

APLICACIÓN PROVISIONAL

Nada impide la aplicación provisional de un tratado antes de su entrada en vigor, si el tratado así lo dispone o si los Estados negociadores lo han convenido.

Si bien el tratado no obliga a las partes antes de su entrada en vigor, éstas deberán abstenerse de cualquier acto que frustre el objeto y fin del mismo.

RESERVAS

La Convención de Viena define las reservas de la siguiente manera:

“Una declaración unilateral, cualquiera que sea su enunciado o su denominación, hecha por un Estado al firmar, ratificar, aceptar o aprobar un tratado o adherirse a él, con objeto de excluir o modificar los efectos jurídicos de ciertas disposiciones del tratado en su aplicación a ese Estado”.

CASOS EN LOS QUE NO SE ADMITE FORMULAR RESERVAS

1.      Cuando están prohibidas expresamente por el tratado.

2.      Cuando no se encuentren dentro de las permitidas por un tratado.

3.      Cuando el tratado es omiso al respecto. En este caso las reservas sólo se admiten cuando no son contrarias al objeto y fin del tratado en cuestión.

Las reservas deben formularse por escrito y comunicarse al resto de los Estados contratantes, y debe ser confirmada formalmente por el Estado autor de la misma al manifestar su consentimiento en obligarse por el tratado.

EFECTOS JURIDICOS DE LAS RESERVAS

1.       Modifica con respecto al Estado autor de la reserva en sus relaciones con esa otra parte las disposiciones del tratado a que se refiera la reserva en la medida de la misma.

2.       Modifica en la misma medida esas disposiciones en lo que respecta a esa otra parte en el tratado en sus relaciones con el Estado autor de la reserva.

3.       La reserva no modificará las disposiciones del tratado en lo que respecta a las otras partes del tratado, en sus relaciones “inter se”.

OBJECIONES A LA RESERVA

La objeción a una reserva habrá de formularse por escrito.

La objeción hecha por un Estado contratante a una reserva no impedirá la entrada en vigor del tratado entre el Estado que haya hecho la objeción y el Estado autor de la reserva, a menos que el Estado autor de la objeción manifieste inequívocamente la intención contraria.

OBSERVANCIA EN LA APLICACIÓN DE LOS TRATADOS

El principio básico que rige la observancia de los Tratados es que todo Tratado en vigor obliga a las partes y debe ser cumplido de buena fe.  “Pacta sunt servanda”.

Una parte no podrá invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un Tratado.

Irretroactividad de los Tratados. Las disposiciones de un Tratado no obligan a una parte respecto de ningún acto o hecho que haya tenido lugar con anterioridad a la fecha de entrada en vigor del Tratado, salvo que las partes tengan una intención diferente, o que hayan convenido otra cosa al respecto.

Aplicación territorial. Un Tratado será obligatorio para cada una de las partes por lo que respecta a la totalidad de su territorio, salvo que las partes tengan una intención diferente o conste de otro modo.

INTEPRETACIÓN DE LOS TRATADOS

Un Tratado deberá interpretarse de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del Tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin.

LOS TRATADOS Y LOS TERCEROS ESTADOS

La regla general es que los Tratados no crean obligaciones ni derechos para un tercer Estado sin su consentimiento.

Una disposición de un Tratado dará origen a una obligación para un tercer Estado si las partes en el Tratado tienen la intención de que tal disposición sea el medio de crear la obligación y si el tercer Estado acepta expresamente por escrito esa obligación.

ENMIENDA Y MODIFICACIÓN DE LOS TRATADOS

En la Convención de Viena se establece como norma general que un Tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre las partes.

La enmienda es el cambio de alguna o algunas de las disposiciones del Tratado que afecta a todos los Estados parte. Toda propuesta de enmienda deberá ser notificada a todas las partes, las cuales tendrán derecho a participar en la decisión sobre las medidas que haya que adoptar con relación a tal propuesta, así como en la negociación y la celebración de cualquier acuerdo que tenga por objeto enmendar el Tratado.

Las enmiendas sólo obligan a los Estados parte que las acepten. Los Estados parte que no ratifiquen o acepten las enmiendas quedarán sujetos al Tratado original.

Todo Estado que llegue a ser parte en el Tratado después de la entrada en vigor de una enmienda, será parte en el Tratado en su forma enmendada, si no manifiesta una intención diferente, excepto que no hayan aceptado la enmienda, las que se regirán por las disposiciones del Tratado originario.

La modificación se refiere a un acuerdo celebrado entre dos o más partes de un Tratado Multilateral, para modificar un Tratado únicamente en sus relaciones mutuas.

Las partes interesadas deberán notificar a las demás partes su intención de celebrar el acuerdo y la modificación del Tratado que en ese acuerdo de disponga.

SE PUEDEN MODIFICAR LOS TRATADOS MULTILATERALES

A. Si la posibilidad de tal modificación está prevista en el Tratado.

B. Si tal modificación no está prohibida por el Tratado, a condición de que:

-    No afecte el disfrute de los derechos que a las demás partes corresponde, ni el cumplimiento de sus obligaciones.

-    No se refieran a ninguna disposición cuya modificación sea incompatible con la consecución efectiva del objeto y del fin del Tratado en conjunto.

NULIDAD DE LOS TRATADOS

Los Tratados pueden declararse nulos por los motivos enumerados expresamente en la Convención de Viena, y recurriendo a los procedimientos que la misma establece.  Estos son:

1.       Violación a una norma de derecho interno.

Aquí hay dos supuestos:

-     Las tesis constitucionalistas que consideran que no es válido un Tratado celebrado en violación de las disposiciones constitucionales.

-     Las tesis internacionalistas que afirman que un Tratado es internacionalmente válido y obliga al Estado.

-     Hay autores que sostienen tesis intermedias o eclécticas.

La Convención de Viena adopta una postura ecléctica, tomando como punto de partida la escuela internacionalista.

“El hecho de que el consentimiento de un Estado en obligarse por un Tratado haya sido manifiesto en violación de una disposición de su derecho interno concerniente a la competencia para celebrar Tratados, no podrá ser alegado por dicho Estado como vicio de su consentimiento, a menos que esa violación sea manifestada y afecte una norma de importancia fundamental de su derecho interno”.

El Derecho Internacional debe tomar en cuenta sólo la manifestación externa de la voluntad del Estado y presume que cada uno de ellos ha cumplido o cumplirá con sus disposiciones internas.  De otra forma sería muy endeble el fundamento de la obligatoriedad de los Tratados frente al derecho interno.

2.       Restricción a los poderes del representante.  Si los poderes de un representante para manifestar el consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado determinado han sido objeto de una restricción específica, la inobservancia de esa restricción por tal representante no podrá alegarse como vicio del consentimiento manifestado por él, a menos que la restricción haya sido notificada con anterioridad a la manifestación de ese consentimiento, a los demás Estados negociadores.

3.       Error. Un Estado podrá alegar un error en un Tratado como vicio de su consentimiento en obligarse por el Tratado, si el error se refiere a un hecho o a una situación cuya existencia diera por supuesta ese Estado en el momento de la celebración del Tratado y constituyera una base esencial de su consentimiento en obligarse por el Tratado.

Lo anterior no se aplicará si el Estado de que se trate contribuyó con su conducta al error o si las circunstancias fueron tales que hubiera quedado advertido de la posibilidad de error.

Un error que concierna sólo a la redacción del texto de un tratado no afectará la validez de éste; en tal caso se aplicará el artículo 79 de la C.V.

El artículo 79 de la Convención de Viena establece que cuando después de la autenticación del texto de un tratado, los Estados signatarios y los Estados contratantes advierten de común acuerdo que contiene un error, esté será corregido introduciendo la corrección pertinente en el texto y haciendo que sea rubricada por representante autorizados, o canjeando instrumentos en los que se haga constar la corrección acordada, o formalizando un texto corregido de todo el tratado, por el mismo procedimiento empleado para el texto original.

4.       Dolo.  Si un Estado ha sido inducido a celebrar un tratado por la conducta fraudulenta de otro Estado negociador, podrá alegar el dolo como vicio de su consentimiento en obligarse por el tratado.

5.       Corrupción del representante de un Estado. Si la manifestación del consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado ha sido obtenida mediante la corrupción de su representante, efectuada directa o indirectamente por otro Estado negociador, aquel Estado podrá alegar esa corrupción como vicio de su consentimiento en obligarse por el tratado.

6.       Coacción sobre el representante de un Estado.  La manifestación del consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado que haya sido obtenida por coacción sobre su representante mediante actos o amenazas dirigidos contra él, carecerá de todo efecto jurídico

7.       Coacción sobre un Estado por la amenaza o el uso de la fuerza. Es nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios de derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas.

8.      Tratados que están en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general (“ius cogens”).  Es nulo todo tratado que en el momento de su celebración, esté en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general. Para estos efectos, una norma imperativa de derecho internacional general es una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser modificada por una norma ulterior de derecho internacional general que tenga el mismo carácter.

EJEMPLOS DE NORMAS DE “IUS COGENS

Ø  Las que prohíben la guerra de agresión

Ø  Las que prohíben el genocidio

Ø  Las que prohíben el comercio de esclavos

Ø  Las que prohíben la piratería

Ø  Las que prohíben el uso de la fuerza

Ø  Las que protegen los derechos humanos

Ø  Las que obligan a resolver las controversias por medios pacíficos

Ø  La norma pacta sunt servanda (los acuerdos deben ser respetados)

TERMINACIÓN DE LOS TRATADOS

La terminación de un tratado exime a las partes de seguir cumpliendo el tratado a partir de la misma, sin afectar ningún derecho, obligación o situación jurídica creada por el tratado durante su período de vigencia.

La Convención de Viena señala como causas de terminación de Tratados las siguientes:

1. Terminación de un tratado o retiro de él en virtud de sus disposiciones o por consentimiento de las partes.

La terminación de un tratado o el retiro de una parte podrán tener lugar:

a)      Conforme a las disposiciones del tratado, o

b)      En cualquier momento, por consentimiento de todas las partes después de consultar a los demás Estados contratantes.

2. Reducción del número de partes en un tratado multilateral a un número inferior al necesario para su entrada en vigor.

Un tratado multilateral no terminará por el solo hecho de que el número de partes llegue a ser inferior al necesario para su entrada en vigor, salvo que el tratado disponga otra cosa.

3. Denuncia o retiro en el caso de que el tratado no contenga disposiciones sobre la terminación, la denuncia o el retiro.

1. Un tratado que no contenga disposiciones sobre su terminación ni prevea la denuncia o el retiro del mismo, no podrá ser objeto de denuncia o de retiro a menos:

a)      que conste que fue intención de las partes admitir la posibilidad de denuncia o de retiro; o

b)      que el derecho de denuncia o de retiro pueda inferirse de la naturaleza del tratado.

2. Una parte deberá notificar con doce meses, por lo menos, de antelación su intención de denunciar un tratado o de retirarse de él conforme al párrafo 1.

4. Terminación de un tratado o suspensión de su aplicación implícitas como consecuencia de la celebración de un tratado posterior.

Se considerará que un tratado ha terminado si todas las partes en él celebran ulteriormente un tratado sobre la misma materia y:

a)    se desprende del tratado posterior o consta de otro modo que ha sido intención de las partes que la materia se rija por ese tratado; o

b)    las disposiciones del tratado posterior son hasta tal punto incompatibles con las del tratado anterior que los dos tratados no pueden aplicarse simultáneamente.

5. Terminación de un tratado o suspensión de su aplicación como consecuencia de su violación.

Una violación grave de un tratado bilateral por una de las partes facultará a la otra para alegar la violación como causa para dar por terminado el tratado o para suspender su aplicación total o parcialmente.

6. Imposibilidad subsiguiente de cumplimiento.

Una parte podrá alegar la imposibilidad de cumplir un tratado como causa para darlo por terminado o retirarse de él si esa imposibilidad resulta de la desaparición o destrucción definitivas de un objeto indispensable para el cumplimiento del tratado. Si la imposibilidad es temporal, podrá alegarse únicamente como causa para suspender la aplicación del tratado.

7. Cambio fundamental en las circunstancias.

1. Un cambio fundamental en las circunstancias ocurrido con respecto a las existentes en el momento de la celebración de un tratado y que no fue previsto por las partes no podrá alegarse como causa para dar por terminado el tratado o retirarse de él a menos que:

a.       la existencia de esas circunstancias constituyera una base esencial del consentimiento de las partes en obligarse por el tratado, y

b.      ese cambio tenga por efecto modificar radicalmente el alcance de las obligaciones que todavía deban cumplirse en virtud del tratado.

 

2. Un cambio fundamental en las circunstancias no podrá alegarse como causa para dar por terminado un tratado o retirarse de él:

a)      si el tratado establece una frontera; o

b)      si el cambio fundamental resulta de una violación por la parte que lo alega, de una obligación nacida del tratado o de toda otra obligación internacional con respecto a cualquier otra parte en el tratado.

8. Aparición de una nueva norma imperativa de derecho internacional general ("jus cogens").

Si surge una nueva norma imperativa de derecho internacional general, todo tratado existente que esté en oposición con esa norma se convertirá en nulo y terminará.

Todo acto encaminado a declarar la nulidad de un tratado, darlo por terminado, retirarse de él o suspender su aplicación de conformidad con las disposiciones del tratado o de los párrafos 2 o 3 del artículo 65, se hará constar en un instrumento que será comunicado a las demás partes. Si el instrumento no está firmado por el Jefe del Estado, el Jefe del Gobierno o el Ministro de Relaciones Exteriores, el representante del Estado que lo comunique podrá ser invitado a presentar sus plenos poderes.

CONSECUENCIAS DE LA NULIDAD, LA TERMINACIÓN O LA SUSPENSIÓN DE LA APLICACIÓN DE UN TRATADO

1. Consecuencias de la nulidad de un tratado. Es nulo un tratado cuya causa de nulidad quede determinada en virtud de la presente Convención. Las disposiciones de un tratado nulo carecen de fuerza jurídica.

2. Consecuencias de la terminación de un tratado.  Salvo que el tratado disponga o las partes convengan otra cosa al respecto, la terminación de un tratado en virtud de sus disposiciones o conforme a la presente Convención:

a)      eximirá a las partes de la obligación de seguir cumpliendo el tratado;

b)      no afectará a ningún derecho, obligación o situación jurídica de las partes creados por la ejecución del tratado antes de su terminación.

3. Consecuencias de la suspensión de la aplicación de un tratado.  Salvo que el tratado disponga o las partes convengan otra cosa al respecto, la suspensión de la aplicación de un tratado basada en sus disposiciones o conforme a la presente Convención:

a)      eximirá a las partes entre las que se suspenda la aplicación del tratado de la obligación de cumplirlo en sus relaciones mutuas durante el periodo de suspensión;

b)      no afectará de otro modo a las relaciones jurídicas que el tratado haya establecido entre las partes.

Relaciones diplomáticas o consulares y celebración de tratados. La ruptura o la ausencia de relaciones diplomáticas o consulares entre dos o más Estados no impedirán la celebración de tratados entre dichos Estados. Tal celebración por sí misma no prejuzgará acerca de la situación de las relaciones diplomáticas o consulares.

Ruptura de relaciones diplomáticas o consulares. La ruptura de relaciones diplomáticas o consulares entre partes de un tratado no afectará las relaciones jurídicas establecidas entre ellas por el tratado, salvo en la medida en que la existencia de relaciones diplomáticas o consulares sea indispensables para la aplicación del tratado.

DEPOSITARIOS

1. Depositarios de los tratados. La designación del depositario de un tratado podrá efectuarse por los Estados negociadores en el tratado mismo o de otro modo. El depositario podrá ser uno o más Estados, una organización internacional o el principal funcionario administrativo de tal organización.

2. Funciones de los depositarios. Salvo que el tratado disponga o los Estados contratantes convengan otra cosa al respecto, las funciones del depositario comprenden en particular las siguientes:

a)      custodiar el texto original del tratado y los plenos poderes que se le hayan remitido;

b)      extender copias certificadas conformes del texto original y preparar todos los demás textos del tratado en otros idiomas que puedan requerirse en virtud del tratado y transmitirlos a las partes en el tratado y a los Estados facultados para llegar a serlo;

c)       recibir las firmas del tratado y recibir y custodiar los instrumentos, notificaciones y comunicaciones relativos a éste;

d)      examinar si una firma, un instrumento o una notificación o comunicación relativos al tratado están en debida forma y, de ser necesario, señalar el caso a la atención del Estado de que se trate;

e)      informar a las partes en el tratado y a los Estados facultados para llegar a serlo de los actos, notificaciones y comunicaciones relativos al tratado;

f)       informar a los Estados facultados para llegar a ser partes en el tratado de la fecha en que se ha recibido o depositado el número de firmas o de instrumentos de ratificación, aceptación aprobación o adhesión necesario para la entrada en vigor del tratado;

g)      registrar el tratado en la Secretaría de las Naciones Unidas;

h)      desempeñar las funciones especificadas en otras disposiciones de la presente Convención.

Registro y publicación de los tratados.

Los tratados, después de su entrada en vigor, se transmitirán a la Secretaria de las Naciones Unidas para su registro o archivo e inscripción, según el caso, y para su publicación.

DISPOSICIONES CONSTITUCIONALES

Artículo 76.- Son facultades exclusivas del Senado:

I.…; además, aprobar los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que celebren el Ejecutivo de la Unión.

Artículo 89.- Las facultades y obligaciones del Presidente de la República son las siguientes:

X. Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, sometiéndolos a la aprobación del Senado.

NORMATIVIDAD APLICABLE A LOS TRATADOS

-Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Artículo 76 fracción I.

Artículo 89 fracción X.

Artículo 117 fracción I.

Artículo 133.

-Ley sobre la Celebración de Tratados.

-Guía para la Conclusión de Tratados y Acuerdos Interinstitucionales en el Ámbito Internacional según la Ley sobre la Celebración de Tratados.

-Ley sobre la Aprobación de Tratados Internacionales en Materia Económica

-Convención de Viena sobre el derecho de los tratados

-Convención de Viena sobre el derecho de los tratados entre Estados y OI, o entre OI.

TRATADOS VIGENTES

(1836 – 2008)

1,274 Tratados que  se encuentran en vigor para México, de los cuales 658 son de carácter bilateral y 616 multilateral, celebrados del 1836 al 30 de junio de 2008.

TRATADOS CELEBRADOS POR MEXICO

CATEGORIAS:

Bilaterales: (se mencionan algunos)

      - Comunicaciones

      - Cooperación económica

      - Cooperación Educativa y Cultural

      - Cooperación General

      - Cooperación Jurídica

      - Medio Ambiente

      - Migración

      - Salud

Multilaterales: (se mencionan algunos)

      - Comercio Internacional y Desarrollo

      - Delincuencia Organizada y Delitos Conexos

      - Derecho Marítimo

      - Desarme

      - Medio Ambiente

      - Paz

      - Terrorismo

      - Uso Pacífico de la Energía Nuclear

LOS ACTOS UNILATERALES

Son manifestaciones de voluntad de una sola parte, y su propósito es producir, o impedir que se produzcan determinados efectos jurídicos.

Tienen plena validez las obligaciones asumidas por los Estados en virtud de sus propios actos unilaterales.

Los más importantes son:

•       Notificación

•       Reconocimiento

•       Protesta

•       Renuncia

•       Promesa

La Notificación: Es un acto unilateral por el cual un Estado pone en conocimiento de otros, hechos o actos que tienen consecuencias jurídicas.

El Reconocimiento: Es el acto unilateral por el cual un Estado admite un determinado hecho o una determinada conducta de otro u otros Estados, y las consecuencias jurídicas que de ese hecho o acto se derivan. El reconocimiento es sumamente variado, y de ahí que sus efectos varíen también. Ej. De reconocimiento: de estado, de gobiernos, etc.

La Protesta: Es un acto por el cual un Estado declara su oposición a una situación jurídica determinada, una conducta o un propósito de otro u otros Estados.

La Renuncia: Es el acto por el cual un Estado abandona, de forma voluntaria un derecho.

La Promesa: Declaración en la que el Estado se obliga a realizar un determinado comportamiento.

Lo común a todos ellos es que en todo momento ha de obrarse de buena fe.

 

Fuente: ORTIZ Ahlf, Loreta, Derecho Internacional Público, Tercera Edición, Editorial Oxford University Press, México, 2007

Etiquetado en Derecho Internacional

Comentar este post