Cualidades del abogado

Publicado en por agarcia

CUALIDADES DEL ABOGADO


Estas son las cualidades más sobresalientes en el abogado:


a) Conocimientos


El abogado debe ser un hombre poseedor de conocimientos teóricos en el Derecho. Su capacidad reiterada no debe ser motivo de abandono.


b) Analista


El abogado debe ser una persona diestra en el manejo de la lógica para vencer y convencer. El análisis de la realidad planteada por quien requiere de sus servicios y el encuentro de las normas jurídicas aplicables para de allí llegar a una conclusión, representan una típica tarea silogística.


c) Experiencia


El abogado debe forjarse una experiencia valiosa, producto de un oportuno contacto con la realidad, mediante de una práctica jurídica.


d) Buena fe


El abogado debe de actuar de buena fe y debe creer en la buena fe de los demás, sin llegar al extremo de pecar de una confianza excesiva.


e) Honradez


El abogado debe ser un hombre honrado. Su probidad debe estar fuera de cualquier duda. Al abogado no le basta con ser honrado, debe parecerlo.


f) Equidad


El abogado debe ser poseedor de un buen criterio de equidad. Su pericia no deberá ser puesta jamás al servicio de las causas injustas.


g) Firmeza


El abogado debe ser una persona enérgica para insistir en sus reclamaciones con firmeza de carácter, sin llegar a violentar su lenguaje hablado o escrito.  La fuerza de los argumentos apoyará su energía.


h) Discreción


El abogado debe ser una persona discreta. Los secretos que lleguen a su conocimiento en el ejercicio de la profesión constituyen el secreto profesional.


i) Veracidad


El abogado debe ser una persona veraz. La veracidad es una virtud personal de gran valía pero, en el profesional del Derecho, debe constituir una norma de conducta cotidiana.


j) Ecuanimidad


El abogado ha de estar adornado con la cualidad de la ecuanimidad. Su serenidad debe fortalecerse para estar en aptitud de pasar por duras pruebas. Su entereza de espíritu, deberá darle la calma necesaria para reflexionar y hacer prevalecer el Derecho y la justicia.


k) Respeto


El abogado debe ser un individuo respetuoso de la investidura de toda autoridad representada en un momento dado por cualquier funcionario.


l) Práctico


El abogado debe desarrollar su sentido práctico. Ha de examinar las ventajas y los inconvenientes del procedimiento que ha de seguir y no habrá de penetrar en zonas difíciles cuando pueda evitarlo. No ha de olvidar que se puede ganar perdiendo más de lo que aparentemente se gana.


m) Negociador


Al lado del sentido práctico, se desenvuelve el sentido de la negociación. La parte contraria no debe considerarse forzosamente como enemiga irreconciliable. Toda transacción implica una concesión recíproca de respectivas prerrogativas.


n) Cortesía


El abogado debe rendir pleitesía a su propia dignidad. Para poder exigir el respeto a los demás, el abogado debe empezar por respetarse a sí mismo, y esto lo logrará si establece como norma de su vida el principio de no dañar jamás al prójimo.


“Alter non laedere”
(No dañar a otro)


ñ) Vocación


El abogado debe cultivar su vocación por la ciencia del Derecho y por el ejercicio de la profesión que ejerce. Una persona no debe permanecer un minuto en una labor que le desagrade, o para la que sienta que no tiene la debida aptitud.


o) Culto


El abogado debe ser un hombre culto. Su afán de saber no ha de abandonarlo. El fin de sus estudios oficiales no le limitan su posibilidad de aprendizaje cotidiano a través de los libros y acontecimientos trascendentes de su tiempo.


p) Lealtad


El abogado como hombre se debe a la obligación de lealtad. En él las exigencias de lealtad son mayores pues, es depositario de la confianza de quien le ha encargado la defensa de sus intereses.

q) Presentación


Si bien su sencillez o su personal manera de ser no le inclinan por el apego a las reglas de la moda, sí, en cambio, su investidura de profesional del Derecho, le exigen una correcta presentación en su actuación oficial.


r) Dinámico


El abogado ha de ser un hombre dinámico. La marcha de la justicia es lenta por naturaleza propia. Que su desgano no fomente esa lentitud y, mucho menos, que no vaya a poner en peligro la subsistencia de algún derecho de los que representa.


s) Ordenado


El abogado debe ser un hombre ordenado. La falta de metódica armonía en el manejo de varios asuntos de los que simultáneamente se ocupa, pone en peligro su buena actuación y de nada servirían sus grandes conocimientos ni sus magníficas intenciones.


Conclusión


En el enunciado de las cualidades que anteceden, hemos utilizado el nexo “debe ser”, porque estimamos que el abogado debe propender a esas cualidades y no esperar que le lleguen espontáneamente


 “Lo verdaderamente valioso en la vida es lo que se obtiene a través del esfuerzo, de la educación, de la voluntad que es la llave que abre las puertas de los anhelos que a veces parecen tan lejanos.”

 

(Sugerencia: Consultar el texto original)


Fuente: Manual del abogado. Autor Carlos Arellano García. Editorial Porrúa. 9ª Edición. 2008

Etiquetado en Deontología Jurídica

Comentar este post

pedro perez 07/18/2016 22:42

En México la mayoría de los abogados son unos gansters y tienen todas las cualidades contrarias a las que se dicen aquí tal vez lo único que si tengan es presentación. En fin son unos verdaderos mercenarios. .

dubraska 07/10/2016 18:21

me encanta ser abogada y ser todas esa cualidades y apena tengo {9} <3

Jose del Castillo 01/28/2016 12:46

Muy interesantes las cualidades necesarias, aunque por la experiencia te digo que pocas veces he visto alguien que las tenga todas.

Isaac Caudillo 07/23/2015 20:18

No son obligatorias todas esas cualidades, pero son realmente necesarias si deseas ser un abogado exitoso.