Los honorarios de los abogados (Segunda parte)

Publicado en por agarcia

Los honorarios de los abogados (2 de 2)

7.
     
Diversos sistemas en el establecimiento de honorarios

La voluntad de los contratantes puede o no ser ilimitada en cuanto a los efectos que puede producir la fijación de honorarios.

El jurista Fernández Serrano se refiere a la existencia de cuatro sistemas:

A)     Plena libertad de los contratantes. No tiene límite legal en la fijación de los honorarios. Prevalece la autonomía de la voluntad en toda su plenitud. El poder público no interviene ni para el máximo ni para el mínimo.

B)     Tasa del máximo. En este sistema, las partes fijan los honorarios, pero si se incurre en exceso por el profesionista, la autoridad judicial o administrativa estatales intervienen para reducir el monto de los honorarios. Es una tutela para los que han requerido los servicios del profesionista.

C)     Tarifa o arancel. En este sistema, las partes no requieren fijar honorarios, pues en caso de prestación de servicios estarán sujetas al correspondiente arancel. Dentro este sistema, puede preverse el caso de que el arancel sólo tenga el carácter de supletorio frente a la voluntad omisa de los interesados.

D)    Libertad regulada. En caso de que el cliente no acepte los honorarios que le han sido fijados, se somete la fijación al arbitrio judicial. En esta hipótesis también podría darse el caso de honorarios fijados por las partes, pero con sometimiento posterior en caso de inconformidad, al arbitrio judicial.

En México prevalece el sistema de libre contratación entre las partes y sólo en caso de omisión de acuerdo de voluntades tendrá aplicación el arancel. La inexistencia de arancel o de partida aplicable en el arancel, le dará vigencia al artículo 2508 del Código Civil del Estado de Campeche que hemos transcrito y que lleva al sistema de fijación de honorarios mediante la pretensión del profesionista que es sometida al examen de la decisión judicial que es la que se emitirá en definitiva.

El artículo 25 de la Ley para el Ejercicio Profesional en el Estado de Campeche, establece entre los derechos de los profesionistas el de percibir justa remuneración por sus servicios profesionales estipulada de común acuerdo con el cliente. A falta de acuerdo la remuneración se determinará de acuerdo con el arancel de la materia y a falta de éste, conforme a lo establecido por el Código Civil del Estado de Campeche.

En la República Mexicana, es de competencia local regular el contrato de prestación de servicios profesionales, así como establecer o no disposiciones arancelarias. En lo que respecta al Estado de Campeche, se cuenta con la Ley de arancel de licenciados en derecho para el Estado de Campeche, que tiene como finalidad el regular el pago de honorarios y costas de los abogados, en los casos en los que  no se haya celebrado contrato de prestación de servicios profesionales, exista en dicho contrato obscuridad o vicios de consentimiento, o por un tercero que no haya consentido en el arreglo.

También existe el sistema a que se refiere el procesalista venezolano Brice en el que el derecho a cobrar depende del resultado favorable del juicio, siempre y cuando así lo hayan pactado las partes.

  1. Igualas

En relación con la iguala, el procesalista mexicano Manuel de la Peña y Peña, dice:

“En nuestra práctica están recibidas y autorizadas las igualas que algunas corporaciones o personas particulares, que tienen o deben tener algunos pleitos por la multitud y variedad de sus negociaciones e intereses, celebran con los abogados para que sigan dichos pleitos sin cobrarles derechos en cada uno de ellos, sino bajo una cantidad anual y fija que se paga por años, medios años, tercios o meses, según el convenio. El efecto de estas iguales es, que aunque en un año, por ejemplo, no se ofrezca pleito ninguno a la comunidad o persona que la paga, debe hacerlo como si los tuviese; así como aunque tenga muchos en el mismo tiempo y sean muy grandes los honorarios que se causasen por esta razón, el abogado no puede cobrar más… en esta mutua compensación o reciprocidad de ventajas respectivas consiste la fuerza de la iguala.”

El abogado debe ser cuidadoso de que la cantidad mensual fijada tenga el carácter de suficientemente compensatoria del tiempo que se le dedicará a la persona física o moral con la que se haya llegado al acuerdo correspondiente, pues si requiriese la totalidad de su tiempo equivaldría casi a un empleo. Y si le quitase una proporción considerablemente mayor de su tiempo en comparación con la remuneración cubierta, le impediría completar su presupuesto adecuadamente con trabajos adicionales. Por otra parte, también debe tenerse cuidado de que la iguala no establezca situaciones de dependencia económica en escala considerable ni obligaciones de presencia física en un horario determinado, ni deberes adicionales que implicarían una subordinación equivalente aun contrato de trabajo y no a un contrato de prestación de servicios profesionales.

La iguala se parece al sistema de un contrato de trabajo en cuanto a que se paga una cantidad fija. Se distingue en cuanto a que el profesional no se halla en una situación de dependencia económica ni subordinación respecto del cliente que recibe los servicios profesionales.

El jurista español Fernández Serrano hace referencia al sistema de pago de honorarios mediante iguala: “…establecimiento de una cantidad fija a satisfacer periódicamente por el cliente al abogado como prevaloración de todos los servicios profesionales que éste pueda prestar a aquél durante determinado tiempo, bien en todos los asuntos o bien sólo en algunos determinados”.

En el derecho vigente mexicano, el artículo 38 de la Ley Reglamentaria del artículo 5º constitucional, se previene expresamente la contratación de igualas, en los siguientes términos:

“los profesionistas podrán prestar sus servicios mediante iguala que fijen libremente con las partes con quienes contraten”.

  1. Los contratos de cuota litis

En este tipo de contratos, el profesionista adquiere una parte de la cosa litigiosa. El procesalista Santiago Sentín Melendo nos proporciona un concepto de la cuota litis, al proponer “…este pacto es el que hace el litigante con otro persona ofreciéndole cierta parte de la cosa litigiosa si se encarga de seguir el pleito y lo gana…”

Existen argumentos en contra de la cuota litis, como la que dice que atenta a la independencia del abogado, quien no debe tener en el pleito otro interés que el puramente profesional, pues así lo exige la índole de su misión; o que pone en peligro su decoro y dignidad al ligarle personalmente con los intereses del litigio, dando ocasión a que se anulen o debiliten los deberes que le impone su función para con la justicia.

Sin embargo, en el Derecho vigente mexicano no encontramos una prohibición expresa del contrato de cuota litis. No obstante, es importante considerar que, en materia de contrato de compraventa, el artículo 2276 del Código Civil para el Distrito Federal, contiene la siguiente prohibición:

Artículo 2276. Los magistrados, los jueces, el ministerio público, los defensores oficiales, los abogados, los procuradores y los peritos, no pueden comprar los bienes que son objeto de los juicios en que intervengan. Tampoco podrán ser cesionarios de los derechos que se tengan sobre los citados bienes.

 

Si la prohibición únicamente fuera de comprar, habría una limitación reducida, pero a amplitud de la prohibición deriva del hecho de que se prohíbe cesión de derechos sobre bienes. Esto significa que no cabe la cuota litis en cuanto el abogado adquiriese derechos sobre la cosa litigiosa, dado que se prohíbe cesión de derechos en general. En la cuota litis, el cliente cede parte de sus derechos de la cosa litigiosa al abogado que lo patrocina. Como toda cesión está prohibida, debe considerarse que en México está prohibida la cuota litis que significara que el abogado se convirtiera en copropietario de derechos sobre la cosa litigiosa.

Por tanto, aunque no hay una prohibición genérica del contrato de cuota litis, en la legislación del Distrito Federal, en el artículo transcrito, se prohíbe que el abogado adquiera derechos sobre los bienes que son objeto de los juicios.

En consecuencia, el abogado, frente al pobre, podrá fijar como honorarios una cantidad a pagarse al término del juicio, condicionada a un resultado favorable, porque esto no está prohibido, pero no podrá ser cesionario de los derechos que se tengan sobre los bienes que son objeto de los juicios en que intervengan.

  1. Los honorarios en el Derecho Vigente mexicano

Es necesario consultar la legislación de profesiones y la legislación civil de cada Estado de la República y del Distrito Federal, para tener conocimiento cabal del Derecho vigente mexicano sobre honorarios profesionales.

Comentaremos la legislación vigente en el Distrito Federal que es de aplicación en toda la República, en asuntos del orden federal y la legislación vigente en el Estado de Campeche en asuntos del orden local.

Hemos mencionado que sólo se consideran honorarios los emolumentos que el abogado percibe en el libre ejercicio de su profesión. La Ley Reglamentaria del artículo 5° constitucional (Ley de Profesiones), establece en el artículo 37:

“Los profesionistas que ejerzan su profesión en calidad de asalariados, quedan sujetos por lo que a su contrato se refiere, a los preceptos de la Ley Federal del Trabajo y al Estatuto de los Trabajadores al Servicio de los Poderes de la Unión, en su caso.”

 

Igualmente el artículo 38 de la misma Ley establece:

“Los profesionistas podrán prestar sus servicios mediante iguala que fijen libremente con las partes con quienes contraten.”

 

No se requiere autorización para cada sistema de cobro de honorarios. En materia de actuación de los particulares priva el principio general de que pueden hacer todo lo que no les esté prohibido.

Para estar en condiciones legales de cobrar honorarios no basta tener el título de licenciado en Derecho, sino que, además, es imprescindible tenerlo registrado y poseer la correspondiente cédula profesional. Sobre el particular, la mencionada ley reglamentaria del artículo 5° constitucional, señala:

“ARTICULO 68.- La persona que ejerza alguna profesión que requiera título para su ejercicio, sin la correspondiente cédula o autorización, no tendrá derecho a cobrar honorarios.”

 

Referente al cobro de honorarios de los abogados en el ámbito local, la Ley para Ejercicio Profesional en el Estado de Campeche, establece dentro de los derechos de los profesionistas lo siguiente:

“Artículo 25. Son derechos y obligaciones de los profesionistas:

A) Derechos:

I.- Percibir justa remuneración por sus servicios profesionales estipulada de común acuerdo con el cliente. A falta de acuerdo la remuneración se determinará de acuerdo con el arancel de la materia y a falta de éste, conforme a lo establecido por el Código Civil del Estado de Campeche.”

 

Ahora bien, mencionaremos las disposiciones del Código Civil del Distrito Federal referente a honorarios, correlativas con el Código Civil del Estado de Campeche.  De los diez preceptos del Código Civil del Distrito Federal que se refieren a la prestación de servicios profesionales, en el capítulo correspondiente a este contrato, siete se refieren a honorarios.

El artículo 2606, dispone:

“El que presta y el que recibe los servicios profesionales pueden fijar, de común acuerdo, retribución debida por ellos.

Cuando se trate de profesionistas que estuvieren sindicalizados, se observarán las disposiciones relativas establecidas en el respectivo contrato colectivo de trabajo.”

 

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2507.- El que presta y que recibe los servicios profesionales, pueden fijar, de común acuerdo, la retribución debida por ellos.

 

El primer párrafo del precepto, deja a la autonomía de la voluntad de los contratantes la fijación de la retribución por los servicios profesionales.  Por lo tanto, la cuantía, la forma y el lugar de pago está sometido a la libre voluntad de los contratantes.  La voluntad de los contratantes es soberana y no tiene más límite que los establecidos por la ley. En el caso a estudio, la única limitación existente es que el abogado no puede convertirse en cesionario de los derechos que el cliente tenga sobre los bienes objeto del litigio.

El artículo 2607 del Código Civil del Distrito Federal hace referencia a los criterios de cuantificación de los honorarios en caso de omisión de voluntad de abogado y cliente.

“Cuando no hubiere habido convenio, los honorarios se regularán atendiendo juntamente a las costumbre del lugar, a la importancia de los trabajos prestados, a la del asunto o caso en que se prestaren, a las facultades pecuniarias del que recibe el servicio y a la reputación profesional que tenga adquirida el que lo ha prestado. Si los servicios prestados estuvieren regulados por arancel, éste servirá de norma para fijar el importe de los honorarios reclamados.”

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2508.- Cuando no hubiere habido convenio, los honorarios se regularán atendiendo juntamente a las costumbres del lugar, a la importancia de los trabajos prestados, a las facultades pecuniarias del que recibe el servicio o a la reputación profesional que tenga adquirida el que los ha prestado. Si los servicios prestados estuvieren regulados por arancel, éste servirá de norma para fijar el importe de los honorarios reclamados.

 

El artículo 2608 del Código Civil para el Distrito Federal, es una disposición clara y terminante en cuanto a que excluye del derecho a cobrar honorarios a los carentes de título profesional, ya que la profesión de abogado requiere título. Textualmente dice:

Los que sin tener el título correspondiente ejerzan profesiones para cuyo ejercicio la ley exija título, además de incurrir en las penas respectivas, no tendrán derecho de cobrar retribución por los servicios profesionales que hayan prestado.”

 

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2509.- Los que sin tener el título correspondiente ejerzan profesiones para cuyo ejercicio la ley exija título, además de incurrir en las penas respectivas, no tendrán derecho de cobrar retribución por los servicios profesionales que hayan prestado.

 

Los artículos 2609 y 2610 se refieren al pago de expensas (gastos) y de honorarios:

“Artículo 2609. En la prestación de servicios profesionales pueden incluirse las expensas que hayan de hacerse en el negocio en que aquéllos se presten. A falta de convenio sobre su reembolso, los anticipos serán pagados en los términos del artículo siguiente, con el rédito legal, desde el día en que fueren hechos, sin perjuicio de la responsabilidad por daños y perjuicios cuando hubiere lugar a ella.

Artículo 2610. El pago de los honorarios y de las expensas, cuando las haya, se harán en el lugar de la residencia del que ha prestado los servicios profesionales, inmediatamente que preste cada servicio o al fin de todos, cuando se separe el profesor o haya concluido el negocio o trabajo que se le confió.”

 

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2510.- En la prestación de servicios profesionales pueden incluirse las expensas que hayan no hacerse en el negocio en que aquéllos se presten. A falta de convenio sobre su reembolso, los anticipos serán pagados en los términos del artículo siguiente, con el rédito legal, desde el día en que fueren hechos, sin perjuicio de la responsabilidad por daños y perjuicios cuando hubiere lugar a ella.

Art. 2511.- El pago de los honorarios y de las expensas, cuando las haya se hará en el lugar de la residencia del que ha prestado los servicios profesionales, inmediatamente que preste cada servicios, sino se ha pactado otra cosa.

 

Respecto al primero de los dos preceptos transcritos, podemos apuntar:

a)      Los gastos que se originen en la prestación de servicios profesionales pueden ser materia de estipulaciones en el contrato que se celebre entre el profesional y el cliente.

b)     Se puede pactar que sean a cargo del profesional o a cargo del cliente. Lo usual es que sean a cargo del cliente pero, cuando éste carece de capacidad económica, el abogado puede asumir esa carga que podrá compensarse con un resultado favorable del procedimiento contencioso que llegase a plantear.

c)      Ante la falta de emisión de voluntad de las partes, el cliente deberá pagar los gastos hechos por el profesional, con el interés legal, calculado éste desde la fecha en que los gastos fueron realizados.

En cuanto al segundo de los preceptos transcritos, conviene precisar:

a)      El lugar de pago de expensas y honorarios es el de la residencia del que ha prestado los servicios profesionales. Esto no quiere decir que ese sea el lugar donde se pueden reclamar judicialmente los honorarios y gastos realizados, puesto que la regla normal de competencia es la del domicilio del demandado.

b)     El momento en que se hace exigible el pago de los honorarios, es de inmediato, a partir de a prestación del servicio, pero disyuntivamente también, a partir del fin de todos los servicios, cuando se separe el profesional, o haya concluido el negocio o trabajo que se le confió.

El artículo 2611 del Código Civil previene el caso en que sean varias personas las que encomienden un negocio al profesionista. En esta hipótesis, todas ellas son solidariamente responsables de los honorarios del profesionista y de los anticipos hechos.

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2512.- Si varias personas encomendaren un negocio, todas ellas serán solidariamente responsables de los honorarios del profesor y de los anticipos que hubiere hecho.

 

El artículo 2612 del Código Civil considera el supuesto de que, quienes presten el servicio sean varios profesionistas, en tal caso, podrán cobrar los servicios que individualmente haya prestado cada uno.

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2513.- Cuando varios profesores en la misma ciencia presten sus servicios en un negocio o asunto, podrán cobrar los servicios que individualmente haya prestado cada uno.

 

El resultado de los negocios contenciosos es aleatorio. El profesionista conserva el derecho de cobrar, aunque el resultado haya sido lamentablemente desfavorable a su cliente. Así lo establece el artículo 2613 del Código Civil, al señalar:

“Los profesionistas tienen derecho de exigir sus honorarios, cualquiera que sea el éxito del negocio o trabajo que se les encomiende, salvo convenio en contrario.”

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2414.- Los profesores tienen derecho de exigir sus honorarios, cualquiera que sea el éxito del negocio o trabajo que se les encomiende, salvo convenio en contrario.

 

En algunas ocasiones el profesionista puede verse impedido a continuar la prestación de sus servicios. Esta situación está regulada por el artículo 2614 del Código Civil, que textualmente dispone:

“Siempre que un profesionista no pueda continuar prestando sus servicios, deberá avisar oportunamente a la persona que lo ocupe, quedando obligado a satisfacer los daños y perjuicios que se causen, cuando no diere este aviso con oportunidad. Respecto de los abogados se observará, además, lo dispuesto en el artículo 2589.”

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2515.- Siempre que un profesor no pueda continuar prestando sus servicios deberá avisar oportunamente a la persona que lo ocupe, quedando obligado a satisfacer los daños y perjuicios que se causen, cuando no diere este aviso con oportunidad. Respecto de los abogados se observará además lo dispuesto en el artículo 2488.

Art. 2488.- El procurador o abogado que acepte el mandato de una de las partes, no puede admitir el del contrario, en el mismo juicio, aunque renuncie al primero.

 

Por su parte, el artículo 2589, dentro del capítulo del Código Civil, referente al mandato judicial, determina:

“El procurador o abogado que acepte el mandato de una de las partes no puede admitir el del contrario, en el mismo juicio, aunque renuncie el primero.”

 

Las razones que toma en cuenta el precepto son obvias.  El conocimiento de la postura de una de las partes le daría una gran ventaja a la contraria, si posteriormente la patrocinara a ella.

El artículo 2615 del Código Civil, finca una responsabilidad por culpa y por dolo, a cargo del profesional.  Éste debe ser, además de honesto, sumamente cuidadoso para no perjudicar el negocio por su impericia o negligencia.

“El que preste servicios profesionales, sólo es responsable, hacia las personas a quienes sirve, por negligencia, impericia o dolo, sin perjuicio de las penas que merezca en caso de delito.”

Código Civil del Estado de Campeche

Art. 2516.- El que preste servicios profesionales, hacia las personas a quienes sirve, por negligencia, impericia o dolo, sin perjuicio de las penas que merezca en caso de delito.

 

La negligencia es la falta de esmero en la atención de los asuntos, aunque el abogado esté debidamente capacitado. Es producto de la apatía, del descuido, del abandono, de la desidia, de la desorganización, de la ligereza, de la inactividad. Ello engendrará responsabilidad que puede reclamarse al abogado con base en éste último precepto.

La impericia es la incapacidad del abogado. El abogado no debe asumir responsabilidad más allá de sus conocimientos teóricos o prácticos adquiridos, pues una desafortunada intervención no sólo es de funestas consecuencias para su patrocinado sino para él mismo, que adquirirá responsabilidad si los negativos efectos producidos en detrimento de su cliente obedecen a su impericia.

 

Bibliografía

Manual del abogado.- Carlos Arellano García.- Ed. Porrúa.- 9ª Edición. 2008

www.legalinfo-panama.com/articulos/articulos_14a.htm

Código Civil del Estado de Campeche.

Ley de Arancel de Licenciados en Derecho para el Estado de Campeche

 

MODELO DE CONTRATO DE PRESTACION DE SERVICIOS PROFESIONALES CON PERSONA MORAL

CONTRATO DE PRESTACION DE SERVICIOS PROFESIONALES QUE CELEBRAN, POR UNA PARTE LA SOCIEDAD MERCANTIL DENOMINADA (Escriba el nombre de la empresa o negocio) A LA QUE EN LO SUCESIVO SE LE DENOMINARÁ "LA EMPRESA" DEBIDAMENTE REPRESENTADA POR EL C. (Escriba el Nombre del Representante), EN SU CARÁCTER DE (Representante o Apoderado Legal), Y POR LA OTRA, EL LICENCIADO C. (Escriba el nombre del profesionista), A QUIEN EN LO SUCESIVO SE LE DENOMINARÁ COMO "EL PROFESIONISTA", CONFORME AL TENOR DE LAS SIGUIENTES DECLARACIONES Y CLÁUSULAS:

DECLARACIONES

I. DECLARA "LA EMPRESA":

a) Ser una sociedad legalmente constituida y válidamente existente de conformidad con las leyes de los Estados Unidos Mexicanos, como lo demuestra con la escritura de su acta constitutiva número ______ (Con letras) (Escriba el número de folio del documento) de fecha _________ (Fecha de otorgamiento), otorgada ante la fe del Notario Público No. _____ (Con letras) (Indique el número), en ejercicio en el Estado de ______________ (Indique la ciudad en que se expidió el documento), el licenciado ____________ (Escriba el nombre del Notario).

b) Tener capacidad legal para obligar a su representada en los términos y condiciones del presente contrato, como lo demuestra con _______________________, la cual no le ha sido modificada, ni revocada en forma alguna a la fecha de firma del presente contrato.

c) Que para la consecución de sus fines, además de sus programas y presupuestos aprobados, realiza otra serie de actividades concretas, mediante la celebración de acuerdos, convenios o contratos con los sectores público, social y privado.

d) Dedicarse principalmente a: ________________ (Señale el objeto social de la empresa).

e) Que para los efectos del presente contrato señala como domicilio social el ubicado en: _________________________________________________.

f) Que requiere para la realización de su objeto social de los servicios de
"EL PROFESIONISTA" para llevar a cabo las acciones materia de este contrato, consistentes en _____________________________________________________.

II. DECLARA "EL PROFESIONISTA":

a) Que ostenta título de Licenciado en Derecho, con número de cédula profesional ________ expedida por la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública, el día _______________, documentos de los cuales exhibe originales y deja fotocopias.

b) Que cuenta con los conocimientos profesionales, técnicos y la experiencia necesaria para realizar las labores contenidas en este Contrato.

c) Que es de nacionalidad mexicana y que para efectos de este contrato señala como domicilio en donde ofrece sus servicios al público en general en forma autónoma e independiente, atendiendo a las personas que lo solicitan, el ubicado en Calle _________________________________________________________.

d) Que se encuentra debidamente registrado como causante en el Registro Federal de Contribuyentes, con el número ___________________, y para acreditarlo exhibe cédula y aviso de alta como causante.

Expuesto lo anterior, las partes sujetan sus compromisos a los términos y condiciones insertos en las siguientes:

C L Á U S U L A S

PRIMERA. "EL PROFESIONISTA" se obliga a prestar a "LA EMPRESA" sus servicios profesionales con el objeto de realizar las actividades consistentes en:

________________________

________________________

________________________

SEGUNDA. "EL PROFESIONISTA" se obliga a desarrollar el servicio profesional que se establece en la cláusula que antecede, a entera satisfacción de "LA EMPRESA", aportando toda su experiencia y capacidad, dedicándole todo el tiempo que sea necesario.

TERCERA. "EL PROFESIONISTA" se obliga a informar a "LA EMPRESA" del estado que guarde su labor, cuantas veces sea requerido para ello, así como a rendir un informe general al término del Contrato, y a no ceder los derechos y obligaciones derivados del mismo, sin consentimiento expreso de "LA EMPRESA".

CUARTA. El presente contrato tendrá una vigencia de ____ año, contados a partir del día __________________________ (Escriba con letra la fecha de iniciación del contrato) al día ____________________ (Indique la fecha de terminación).

QUINTA. "EL PROFESIONISTA” recibirá por concepto de honorarios, la suma de $ _________ (_____________)(Escriba la cantidad con letras), distribuidos en percepciones mensuales de $___________ (________) (Escriba la cantidad con letras). La suma anotada es “cotización neta” y se entiende que incluye los impuestos y retenciones correspondientes.

SEXTA. "EL PROFESIONISTA" conviene en que las remuneraciones que perciba por la realización de los servicios materia de este Contrato, serán las únicas por los conceptos contratados; salvo que en su caso se utilicen servicios diversos u opcionales a los contratados.

SÉPTIMA. "LA EMPRESA" se obliga a pagar los honorarios de "EL PROFESIONISTA" dentro de los cinco días de recibido en el domicilio de “LA EMPRESA” el recibo de honorarios del “PROFESIONISTA”, a través de cheque girado a nombre de “EL PROFESIONISTA” o mediante transferencia bancaria a la cuenta de “EL PROFESIONISTA” en una institución financiera designada por él mismo; los recibos o comprobantes respectivos, deberán reunir los requisitos fiscales que marca la legislación vigente en la materia.

OCTAVA. Los pagos destinados a “EL PROFESIONISTA” no podrán girarse en efectivo ni en instrumentos al portador, y ningún pago en virtud del presente Contrato podrá efectuarse a nombre de persona o entidad alguna que no sea “EL PROFESIONISTA” o cualquier mandante, funcionario o empleado del mismo.

NOVENA. "EL PROFESIONISTA" acepta y conviene que en el caso de omitir el aviso y la declaración para los efectos fiscales a que se refiere la cláusula séptima, faculta a "LA EMPRESA" para que le retenga los pagos a su favor, hasta en tanto se cumplan tales omisiones fiscales a su cargo como causante, en los términos de las leyes aplicables.

DÉCIMA. Concluido el término del presente Contrato, no podrá haber prórroga automática por el simple transcurso del tiempo, y terminará sin necesidad de darse aviso entre las partes.

DÉCIMA PRIMERA. Para el caso de que "LA EMPRESA" tuviera necesidad de contar nuevamente con los servicios de "EL PROFESIONISTA", se requerirá la celebración de un nuevo contrato.

DÉCIMA SEGUNDA. Queda expresamente convenido que cuando "EL PROFESIONISTA" utilice ayudantes o personal auxiliar en el ejercicio de sus actividades, atendiendo el trabajo que se le encomienda, dicho personal dependerá exclusivamente de él, sin que se establezca ningún vínculo entre "LA EMPRESA" y el mismo, siendo por tanto a cargo de "EL PROFESIONISTA", todas las responsabilidades provenientes de la utilización de los servicios del personal que le auxilie, y que no sea puesto a su disposición por "LA EMPRESA".

DÉCIMA TERCERA. Toda especificación, información o datos técnicos o comerciales, escritos o de otra índole, de propiedad o controlados por “LA EMPRESA”, suministrada a “EL PROFESIONISTA” o adquirida por éste en virtud del presente Contrato seguirá siendo propiedad de “LA EMPRESA”.  Las copias de dicha información, sea en forma escrita u otro medio tangible, se devolverán a “LA EMPRESA” cuando así lo solicite. “EL PROFESIONISTA” conservará dicha información con carácter confidencial, la cual se utilizará únicamente para cumplir con el presente Contrato y no podrá destinarse a otros fines, salvo de conformidad con los términos que convengan por escrito “LA EMPRESA y “EL PROFESIONISTA”.

DÉCIMA CUARTA. El presente Contrato podrá darse por terminado a voluntad de cualquiera de los contratantes, previo aviso que dé al otro con 30 días de anticipación, con el propósito de que durante ese lapso haya posibilidad de concluir los trabajos pendientes y de que, en todo caso, "LA EMPRESA" tenga oportunidad de designar quien sustituya a "EL PROFESIONISTA".

DÉCIMA QUINTA. Queda expresamente convenido que por falta de cumplimiento a cualquiera de las obligaciones que aquí se contraen, y aquellas otras que dimanen del Código Civil vigente para el Estado de _________, como consustanciales a las obligaciones de las partes, será motivo de rescisión el presente Contrato, y generará el pago de los daños y perjuicios que el incumplimiento cause a la contraparte cumplida.

DÉCIMA SEXTA. Para la interpretación y cumplimiento del presente Contrato, las partes se someten a la jurisdicción y competencia de los Tribunales de ___________, del Estado de _________, así como a las disposiciones contenidas en el Código Civil vigente para el Estado de ________, renunciando expresamente al fuero que pudiera corresponderles en razón de su domicilio actual o futuro.

Leído el presente Contrato y enteradas las partes de su contenido y alcance de todas y cada una de las cláusulas que en el mismo se precisan, lo firman por duplicado, en la ciudad de _______, Estado de _______, a los ____ días del mes de ________ del año dos mil _____.

________________________________               __________________________________

[Nombre del Representante]

[Nombre del profesionista]

"LA EMPRESA"

"EL PROFESIONISTA"

 

Etiquetado en Deontología Jurídica

Comentar este post

abogados laborales 08/30/2016 14:05

Nunca viene de mañanas tenerlo en cuenta porque las leyes van cambiando con tiempo y esta me había pillado sin la renovación oportuna

carlos dzib roblero 01/30/2015 23:14

donde puedo obtener una copia de la Ley de Arancel de Licenciados en Derecho para el Estado de Campeche? en internet no se encuentra ni en la pagina del congreso del estado.- saludos